Materializa tus sueños.

«Sueña y encontrarás un propósito. Lucha y lo materializarásRay Havana

Para tu felicidad lo primero que requieres es conocerte a ti mismo. Para ello necesitas tiempo y escucharte. Puede que con un poquito de tu tiempo descubras aquello que te apasiona, lo que llamamos: sueños. Puede que tu búsqueda sea alejándote de todo aquello que sabes que no.

En cualquier caso no desesperes y sigue buscando. Escúchate y tómate tu tiempo. Cada experiencia sumará en tu vida y en tu persona. Así que estate atento porque ese anhelo, ese sueño, esa meta, ese propósito aparecerá… Y justo entonces será el momento de luchar para materializarlo. Sé constante, persevera y aunque haya momentos en los que sientas que no puedes más, echa un último aliento… Al final verás que es el camino el que te llena, que cada meta no es más que un rumbo por el que caminar, una dirección que seguir y una evolución que experimentar.

No esperes a que sea tarde. Ahora es tu momento.

¿Conocéis la fábula de la tortuga y la liebre?

Para los que no os cuento. Se trata de una carrera que se da entre una tortuga y una liebre. La tortuga es perseverante, se focaliza en la carrera y no hace otra cosa hasta que termina. La liebre, como se ve muy superior, se dedica a hacer de todo menos a correr. Cuando quiere darse cuenta la tortuga está a punto de ganar y la liebre no puede hacer nada para evitarlo.

¿Qué quiero decir con esto?

Yo no me quiero referir al hecho de competir sino al hecho de empezar y perseverar. Muchos de nosotros posponemos nuestros objetivos más importantes porque pensamos que todavía no estamos preparados, que no es el momento y que cuando reunamos «x, y ó z» podremos hacerlo mucho mejor y lo que estamos haciendo es todo lo contrario a lo que la tortuga hizo. ¿Acaso la tortuga tenía alguna posibilidad de ganar contra la liebre? Pues ella no se lo planteó, salió decidida y con el único objetivo de hacerlo lo mejor posible y, con toda la estadística de su contra, lo consiguió.

No te pongas excusas, ni esperes al momento perfecto: sencillamente no existe.

¡Actúa ya!

Si te equivocas todavía estarás a tiempo de rectificar y mejorar tu trayectoria.

Sólo se aprende como alumno.

«No dejes que  la soberbia te ciegue. Por más que puedas saber sólo se aprende como alumnoRay Havana

Tal cual se lee. Si vas por la vida pensando que estás de vueltas de todo te estás perdiendo uno de los mayores placeres de la existencia humana: el aprendizaje.

A partir de ahora te aconsejo que adoptes el rol de alumno y todo aquello que te rodea lo mires con ojos de curiosidad. No se trata de ir de ‘novato’ sino de aprendiz. De esa manera, cuando quieras enseñar algo, también serás más humilde pues entenderás mejor cómo lo ve ‘tu aprendiz’. Así que estás consiguiendo beneficiarte doblemente puesto que aprendes de lo que ves y desarrollas tu empatía.

Atrévete a forjarte a tu gusto.

«Si decides coger las riendas de tu vida con decisión serás capaz de forjarte a tu gusto.» Ray Havana

Entre el miedo y que los resultados rara vez son inmediatos somos muchos los que pensamos que jamás podremos conseguir lo que deseamos. Basta con mirar a tu alrededor para ver algún caso de éxito. Lo más recurrente es pensar: —¡Que suerte!—. ¿Pero te has parado a preguntarles cómo lo consiguieron? Si lo haces te darás cuenta de que en muchos casos se trata de convencimiento, tenacidad y persistencia. Tenían las cosas claras, sabían lo que querían y estaban dispuestos a hacer lo necesario —y más.

¿Y tú, estás dispuesto a hacerlo?

Atrévete a escucharte.

«Si aún desconoces tus sueños es que no has tenido el valor de permanecer suficiente tiempo en silencio como para escuchar tu voz interior.» Ray Havana

Párate un momento y reflexiona. Imagínate que, de repente, apareciera un enanito mágico y te dijera:

—Tienes un minuto para decirme cuál es tu sueño. Dame todos los detalles y concrétamelo bien o quizá no pueda cumplirlo.

¿Serías capaz de tenerlo tan claro? Pues ése es el primer obstáculo entre tú y la realización de tus sueños. Tómate tiempo para conocerte, ten una cita contigo mismo y conócete a fondo. Es probable que con ‘una cita’ no sea suficiente. Ten las que sean necesarias para ello. Quizá antes de dormir cada noche; quizá un hueco los miércoles antes de ir al ‘gim’; quizá los domingos por la tarde en una visita al parque o al monte; quizá mientras sales a hacer footing… Organízate contigo —depende de ti y tú— y conoce a la persona más importante de tu vida: tú mismo.

Sonríe con tu actitud.

«La vida es como un espejo: te sonríe si la miras sonriendo

¿Te has parado a pensar por qué un hecho puede perjudicar a unos y beneficiar a otros?

La respuesta es bien sencilla: perspectiva.

En una competición la diferencia entre primero y segundo (ganar y perder) puede ser mínima, pero ambas posturas suelen ser polos opuestos.

Tras ganar es más fácil tener una actitud positiva que tras haber perdido pero está en ti, y sólo en ti, cómo tomarte esa derrota. Puedes venirte abajo, abandonarlo todo y echarte ‘realmente’ a perder o puedes aprender de la situación y aplicar ese conocimiento para la próxima ocasión. Con una actitud positiva la segunda postura te será mucho más fácil de aplicar.

Si no conoces tu potencial es normal que tengas miedo. Ray Havana

El miedo es algo inherente a la naturaleza humana —y a los seres vivos—. Es síntoma de salud. Si tienes miedo, estás sano. No se trata tanto de no tener miedo sino de cómo gestionarlo. A fin de cuentas el miedo es energía. Te puede desbordar y hacer que pierdas el control —bloqueo— o puede ser un impulso para coger más fuerza —adrenalina—.

Lo que parece claro es que muchos de nuestros miedos son infundados. No sabemos cómo vamos a reaccionar en determinadas situaciones hasta que nos vemos en ellas y, por miedo a fallar, preferimos no afrontarlas.

Pues te diré una cosa, la mayoría de las veces lo peor que puede pasar es que pierdas el tiempo —y la vergüenza—. ¡Nada más! Bueno, sí, que aprendas y, la próxima vez, lo hagas mejor.

Tu pasado no es tu futuro.

Si piensas lo contrario no estás más que condicionado por tus creencias limitantes.

No tienes más que ojear el ejemplo del flash y el de muchos otros ejemplos para darte cuenta de que no hace falta tenerlo todo para conseguir tus sueños. Es más cuestión de quién quieres ser en lugar de quién has sido.

¿Quién eres? ¡Ese capaz de ser quién quiere ser…!

¿Qué es ser libre?

Libre no es aquel que actúa dejándose guiar por sus emociones sino haciendo lo que elija independientemente de cómo se sienta en el proceso.

Lo que hace que seamos el animal más evolucionado de este planeta es nuestra capacidad de raciocinio. Gracias a la razón somos capaces de ‘todo’. No sólo podemos imaginar cualquier cosa sino que somos capaces de llegar a crearla, de hacerla realidad.

En muchas ocasiones somos capaces de conseguir las cosas porque hay un motor, una energía —una motivación— que nos mueve: “las emociones”.

¿Qué sucede cuando son éstas las que nos boicotean? ¿Qué pasa cuando nuestras emociones nos anulan haciéndonos sentir incapaces de conseguir nuestras metas?

Es el momento de anteponer nuestra parte del cerebro más evolucionada —neocórtex— a la emocional —sistema límbico— para conseguir la libertad y, por consiguiente, seguir el trayecto de la felicidad.