No esperes a que sea tarde.

No esperes a que sea tarde. Ahora es tu momento.

¿Conocéis la fábula de la tortuga y la liebre?

Para los que no os cuento. Se trata de una carrera que se da entre una tortuga y una liebre. La tortuga es perseverante, se focaliza en la carrera y no hace otra cosa hasta que termina. La liebre, como se ve muy superior, se dedica a hacer de todo menos a correr. Cuando quiere darse cuenta la tortuga está a punto de ganar y la liebre no puede hacer nada para evitarlo.

¿Qué quiero decir con esto?

Yo no me quiero referir al hecho de competir sino al hecho de empezar y perseverar. Muchos de nosotros posponemos nuestros objetivos más importantes porque pensamos que todavía no estamos preparados, que no es el momento y que cuando reunamos «x, y ó z» podremos hacerlo mucho mejor y lo que estamos haciendo es todo lo contrario a lo que la tortuga hizo. ¿Acaso la tortuga tenía alguna posibilidad de ganar contra la liebre? Pues ella no se lo planteó, salió decidida y con el único objetivo de hacerlo lo mejor posible y, con toda la estadística de su contra, lo consiguió.

No te pongas excusas, ni esperes al momento perfecto: sencillamente no existe.

¡Actúa ya!

Si te equivocas todavía estarás a tiempo de rectificar y mejorar tu trayectoria.

1 Comment

  1. Neta que la vida siempre sabe ponerte lo mejor que necesitas. No tienen idea de cuanto necesitaba algo como esto para poder tomar una deisicion ahorita, me servira el resto de mi vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s