Cuando él no insiste… ¿qué haces?

Dinámicas Sociales - Cuando él no se esfuerza

Qué hacer cuando un hombre no insiste o no se esfuerza

¿Qué haces cuando él no insiste ni se esfuerza por conquistarte?

¿Será que los chicos quieren ir siempre a lo fácil? ¿Qué haces con aquellos que, tan pronto como las cosas se complican, tiran la toalla?

Por supuesto, cada persona es un mundo. Pero incluso en aquellos aspectos en que los hombres son todos iguales, no te quepa duda de que hay estrategias que van a ayudarte con ellos
mientras otras, en cambio, sólo servirán para sabotearte.

¿Quieres mi consejo? Genial. Relájate, ponte cómoda y presta atención al siguiente vídeo:

¿Te queda claro? Para afianzar lo aprendido, te recordaré algunos puntos fundamentales:

El primero y más importante: si quieres que él insista…

NO LE DIGAS TAJANTEMENTE QUE NO.

No lo mandes a cagar
Si te gusta, no lo mandes a cagar

Dejando a un lado las coñas sobre algunas expresiones de la chica que nos hace la consulta (y a la que personalmente encuentro muy graciosa), vayamos al quid de la cuestión. Cuando un hombre que no es de tu círculo social toma la iniciativa para conocerte con una clara actitud de flirteo, existen sobre todo tres posibilidades:

  1. Su prioridad en ese momento es mantener una relación sexual rápida y sin complicaciones.
  2. Está deseando conocerte, pero le intimidas (aunque haya sido capaz de llevar la iniciativa).
  3. Es un hombre con opciones, que se está divirtiendo y al que probablemente, además, has despertado cierta curiosidad.

 

PRIMER SUPUESTO: SEXO PURO Y DURO

Los hombres buscan sexo
CASO 1: Hombres que priorizan el sexo sobre todo lo demás

Si el chico que se te acerca busca ante todo sexo relativamente rápido, lo primero que tienes que tener claro es si tú estás abierta a ello, si te apetece vivir ese tipo de experiencia o no. Y, en caso afirmativo:

No compliques el juego por miedo a sentirte fácil o juzgada por él.

En lugar de ello, toda esa energía y creatividad que empleas en hacerte la difícil, úsala para buscar formas discretas de consumar vuestra aventura que no afecten negativamente a tu reputación.

Por desgracia, vivimos en una sociedad en la que —cuando alguien quiera hacerte daño— aún puede usar tus elecciones sexuales como arma arrojadiza, de modo que siempre te interesa proteger tu privacidad. Asúmelo, obra de forma inteligente y jamás permitas que te afecte en lo personal, juzgándote a ti misma por vivir una experiencia de la que tú y ese chico que te atrae habéis decidido disfrutar libremente.

A propósito, que un hombre tenga como “prioridad” —y por eso recalco esta palabra— disfrutar del sexo, no significa que no puedas a llegar a gustarle de muchas otras formas después de mantener relaciones contigo ni que te vaya a descartar como amiga o novia potencial por el mero hecho de que tú compartas su anhelo de aventura. A menudo, las mujeres sacan la conclusión de que un hombre no las vuelve a ver porque han sido “fáciles”, cuando en realidad se debe a que éstas no llegan a gustarle lo bastante.

  • LECTORA: Pero… ¿entonces por qué se acuesta conmigo si no le gusto “bastante”?
  • MARIO LUNA: Porque la curiosidad y excitación que despiertan en él la novedad y lo desconocido de hacerlo la primera vez le bastan. Le bastan una vez.

Pero ten claro que, si le empiezas a gustar de verdad, el sexo rápido no va a ser un obstáculo para que te quiera seguir viendo, pues en su inmensa mayoría…

…los hombres no son tontos y, cuando algo les gusta mucho, como mínimo quieren repetir.

Ya sea porque se lo pasa muy bien en la cama, ya porque luego surjan otro tipo de conexiones vitales. Por supuesto, hay excepciones y hay hombres tontos, pero mi opinión personal es que no te interesa buscar lazos duraderos con un tonto.

Si, al contrario que ese chico, no estás abierta a la posibilidad de un encuentro sexual, tampoco pasa nada. Hay infinitas formas de declinar su “oferta” de manera elegante, sin cerrarte puertas ni crearte fama de borde. Y siempre sin juzgarlo, ya que eso no va a ayudarte ni a corto ni a largo plazo.

 

SEGUNDO SUPUESTO: LE IMPONES

Hombre intimidado por las mujeres
CASO 2: Hombres a los que intimidas más de lo que crees

Le intimidas. Sí, has leído bien: le intimidas.

¿Por qué se te acerca entonces? Créeme que le ha costado. O quizás, a medida que interactuaba contigo, ha empezado a verle las orejas al lobo y a sentirse superado por esa mujer arrebatadora y brillante que eres.

Pues bien, si pese a su falta de confianza te gusta, ayúdalo.

Sonríe, asiente, escúchalo atenta, tócalo y ríele las gracias más de lo que merecen. No respondas con monosílabos. Modula tu comunicación no verbal de manera acorde con alguien que te interesa y, en general, alimenta la interacción y dale alicientes. Si sobreactúas un poquito, mejor.

¿Nada de eso funciona? Pues plantéate llevar tú la iniciativa.

Si en cambio su falta de confianza te tira para atrás, tampoco te cebes en él. Todos tenemos frustraciones y tú no vas a ser menos, pero el chaval no tiene la culpa y lo último que necesita es que las descargues en él. De nuevo, aprende a rechazar sin herir de muerte la autoestima de la gente.

En suma, no seas dura. La vida da muchas vueltas, así que —incluso por puro egoísmo—, trátalo con cariño. Porque nunca sabes si un hombre que ahora no te gusta puede evolucionar y acabar pareciéndote interesante en un futuro. Y si no, ¿quién te dice que no tiene amigos interesantes?

 

TERCER SUPUESTO: HOMBRE CON OPCIONES

Hombres atractivos
CASO 3: Hombres “cotizados” con los que has de dar la talla

Tanto los hombres como las mujeres que siguen la filosofía netkaizen, no sólo cultivan su atractivo, sino que además suelen tener una vida plena y mucho que ofrecer. Por lo tanto, están en demanda en el “mercado del amor” (por supuesto, también puede haber otras razones por las que un hombre “cotice alto en bolsa”).

Sea como fuere, cuando te encuentras con un hombre que no experimenta ningún tipo de necesidad agresiva, el juego cambia. Mejora. Pero adivina qué.

Dicho juego, el juego del amor, es un partido de tenis, no de frontón.

Y aunque en Dinámicas Sociales insistimos mucho en que los mecanismos de atracción masculinos y femeninos son asimétricos, esto no significa que tú no tengas que hacer tu trabajo. Hay cosas que él no puede hacer por ti y, si las hiciera, estaría jugando solo, no contigo.

Si ese hombre que te aborda es un verdadero ganador…

…no se acerca a ti para ligar contigo, sino para comprobar si quiere ligar contigo.

Pues, como les repito a menudo a mis alumnos:

Ganador Ganable = Ganador Perdible

Para que me entiendas, es como si se estuviera en una tienda probándose pantalones. Y ¿verdad que tú no sabes si te quieres llevar unos pántalones antes de probártelos? Pues él tampoco. Así que, dentro de esta analogía, quiere ver “cómo le quedas”.

En la práctica, esto quiere decir que aunque probablemente le has llamado la atención (siempre que no sea tu amiga la que le guste y te esté “invitando” a actuar como intermediaria), aún no le has demostrado que eres especial, que hay química y chispa entre vosotros, que puedes seguirle el juego.

Y como se trata de alguien con una cierta confianza y habilidades sociales, ¿por qué va él a perder tiempo con una compañía que, tras sondearla, no le resulta estimulante?

Por eso, con este tipo de hombre, si te pasas de durita, seca, esquiva o poco creativa, puede que simplemente se aburra.

Moraleja:

Protege más tu interés que tu ego.

Si no lo haces y conviertes toda interacción con los desconocidos que te atraen en una “batalla de orgullitos”, simplemente vas a estar en desventaja frente a otras mujeres que sí dominan el juego del flirteo y cuentan con una estrategia femenina superior.

Sé humilde y acepta que tú también puedes meter la pata. En tal caso, si empiezas mal y te das cuenta de que no le has dado la oportunidad que se merece, ya sabes:

Corregir es de sabios

Como te explico en el vídeo, reanuda la interacción con cualquier triquiñuela o excusa. Porque, como te he dicho antes:

Él quiere jugar al tenis, no al frontón.

Sigue este consejo y verás como tu vida social mejora.

Si además quieres que cada vez sean más los hombres de este tipo que se interesan por ti y disfrutan de tu compañía, por suerte para ti he escrito un libro de casi 1.200 páginas que te enseña a ser una mujer más valiosa.

Valiosa para ti, para el mundo y también para ellos.

Y tú —seas mujer, hombre, cuadrúpedo docto o extraterrestre—, ¿qué experiencias has tenido que tengan que ver con el contenido de este artículo? Compártelas en la sección de comentarios más abajo.

Suscríbete a nuestro boletín en la casilla de abajo si no lo has hecho ya (y recuerda que para hacerlo debes confirmar el correo que te llegará a una bandeja seguramente POCO VISIBLE de tu correo)

Y muy importante: comparte este artículo con todas tus amigas a las que quieras hacerles un favor.

Un fuerte abrazo.

Mario Luna.

Y AHORA… ¿QUIERES HACERTE IMPARABLE DE VERDAD?

(Estudia Psicología del Éxito, el inigualable libro de desarrollo personal de Mario Luna)
LIBRO PSICOLOGÍA DEL ÉXITO, POR MARIO LUNA
Libro Psicología del Éxito: tu guía para la mejora integral, por Mario Luna

¡No te pierdas las publicaciones de Dinámicas Sociales!

1 Comment

  1. Jejeje, buenísimo… Y también viene bien que ellas sepan qué desean y dejen de cultivar ego según la cantidad de hombres a los que les destruyen el Valor.

    En mi caso, creo que le gusto a una tía. Bien atractiva y tiene su pareja pero se la pasa buscando maneras de jugar. La parte no tan guay es que no ha permitido crear confianza y en sus juegos, me ha puesto en situaciones aptas SOLO para ella, donde busca tocarme las narices y tirar abajo mi Valor. ¿Expresión de FF? Quizás… Por supuesto, ni idea de lo que ella pretende conmigo… Si una aventura o si subirse el ego. Han sido juegos fuertes, duros.

    La veo cuestionable. Ya no confío en ella y ella provocó eso. Yo a mis 25 parezco de menos (¡ya me apunté a gimnasio!) y ella me saca 6 años. Parece creerse con derecho a darme mil vueltas. No siento que me respete.

    Por mi parte, me di cuenta a tiempo que ella era kriptonita para mi Valor, puse distancia, quité mi atención y ella ahora parece pensárselo antes de acercarse a mí. Como que quisiera pero no se siente validada para ello. Quizás sea mi momento de tirarle un cebito y crear confianza nuevamente, bajo mis condiciones.

    Si no coge el cebo, no importa, porque opciones ya hay por otro lado. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s