seducción: La morada de Corona

Seducción: La morada de Corona.

Tras pensar y pensar durante largos minutos cómo empezar a hablaros sobre mí, he decidido lanzarme directamente al vacío y simplemente aprovechar esta oportunidad que Núcleo me ha brindado para haceros partícipes de momentos y experiencias vividas… Espero que os hagan pensar, opinar, deducir, intrigar…

[mailpress] (suscríbete GRATIS a mi BLOG DE SEDUCCIÓN)

Sería imposible contaros en unas pocas frases todas y cada una de las anécdotas vividas en los diferentes campos y etapas de mi vida. De hecho hay para escribir un bonito libro. Así que, poco a poco, os iré dando parte de mí para que os vayáis haciendo una idea cercana.

Como nueva inquilina del blog de, nuestro experto, Núcleo, ‘démosme’ la bienvenida… (Jeje)

Nací fruto de la pura inercia de unas décadas atrás… Sí, sí como oís: Inercia.

Como bien sabéis, años atrás, lo lógico y considerado como normal, y casi como una regla, era formar un matrimonio. Tras ello, y casi obligatoriamente, una familia. “Hijos” (esa imagen que ha aparecido en vuestras mentes cuando habéis leído “familia”). Tal vez ello fuese el motivo de mi continua lucha y mis ganas de conocer diversos mundos y aprender de todo y de todos un poco.

De niña era muy constante en los estudios, es decir, una empollona. Aunque poco convencional: Me gustaba jugar tanto con chicas como con chicos. Igual me divertía saltar la cuerda con ellas como correr al “látigo” con ellos. Por ello alternaba: X y V Gimnasia Rítmica y M y J Taekwondo e Inglés, como actividades extraescolares. Eso sí, al llegar a casa era una niña encerrada en sus estudios, no se me permitía más (en contadas ocasiones recuerdo poder jugar con mis primas).

He de admitir que era una niña que solía llamar la atención entre los chicos y conocí el amor desde muy temprana edad. No lo creeréis, pero a los seis años lloraba desconsolada por ‘IG’ cada noche de aquel desconsolado verano. Cuando caía la tarde sentía dolor en el corazón, la cabeza y la garganta y ansiaba que llegase septiembre para volver a verle. Amor al más puro estilo platónico por aquel niño un año mayor y que iba a otra clase… Sí eso no es amor que me expliquen por qué sentía un vuelco en el estómago cada vez que lo veía.

(Como habréis podido deducir soy “un poquito” romanticona, cosa que acrecienta mi necesidad de aprender, conocer, averiguar, investigar, innovar, descubrir, etc. sobre el amor y qué mejor que aprovechar esta oportunidad que me brinda la seducción.)

Tras dos veranos como los anteriormente descritos llegó 3º de EGB. Ahora era ‘IG’ quien se fijaba en mí. Por desgracia mis sentimientos se habían deteriorado. Ahora sentía que amaba a ‘OA’. Ellos eran grandes amigos y comenzaron a rivalizar por mí. Como yo nunca he podido herir los sentimientos de nadie no podía decidirme. Veía como siempre me observaban por la ventana, me enviaban notitas preguntándome quién de ellos me gustaba más, etc. Fue una inquietud constante dentro de mí que duró hasta 8º de EGB. Cabe puntualizar que siempre hubo algún que otro compañero de clase que, para llamar mi atención, me hacía rabiar, me dejaba notas y/o me seguía a casa para tocar al timbre cuando yo ya había subido. Haciendo memoria puedo recordar a ‘AN’, ‘AR’, ‘AB’, ‘ER’, ‘RA’… Vamos, que de niña, ahora que lo pienso, no me podía quejar de admiradores, ¡jajajajaaaa!
Aunque nunca llegué a salir con ninguno. Sólo algún inocente beso en la mejilla (o muy, muy, muy sutil en los labios, ¡jejeje!) en la típica excursión. Me hace gracia recordar que parecía que aquello daba miedo, era otro mundo diferente en el que te sentías bien, pero que no conocías en absoluto y yo iba con los pies de plomo. Otra de mis cualidades era (y es) ser responsable; tal vez demasiado para mi edad.

Mi preadolescencia fue muy monótona en el tema de amores hasta que, un verano, a mis diecisiete añitos recién cumplidos, apareció “el hombre de mi vida”: ‘AN’. No era el líder del grupo, ni el más atractivo, ni el más guapo… pero sí el más cariñoso, inteligente, caballero, delicado, divertido… Le gustaba el deporte y destacaba en todos ellos. Recuerdo el día que fuimos todos a la piscina. Ya me tenía conquistada pero cuando se quitó la camiseta… Aquello no era lo que parecía ¡Por favor, que cuerpo! Entonces sentí una atracción física importante. A los diez días una cálida noche, sentados en una explanada me dio un beso en la mejilla derecha y me dijo: -¡Lo necesitaba! -. Al cual yo respondí con otro semejante. Supuestamente esa era la clave del comienzo de un noviazgo, que empezó perdiendo la virginidad a los tres días de esa noche y terminó en boda nueve años después.
Como veis, hasta entonces no había estado con nadie. Fue únicamente con ‘AN’ con quien me sentí segura de hacerlo. Fue un marido ejemplar que me trató como una reina, dentro y fuera de la cama, y, como tal, fue correspondido. Aunque ambos éramos novatos juntos fuimos descubriéndolo.

Llegando a los cuatro años de matrimonio la cosa dejó de funcionar. Liberamos nuestros compromisos conyugales y nos divorciamos quedando, actualmente, una relación muy cordial. Pienso que envidiable por muchas parejas que quedan resentidas al separarse.

Y fue entonces cuando desperté en un mundo realmente nuevo y casi desconocido. Seis durísimos meses pasaron antes de que decidiera salir a investigar.

No me había dedicado a estudiar la carrera que en un principio pensaba: Fisioterapia sino que, como os dejé caer al principio, me albergué entre otras muchas materias. Casualidades de la vida, comencé a sacarme títulos y más títulos: Ofimática, marketing de empresa, peluquería, violencia de género, quiromasaje y técnicas terapéuticas alternativas, aux. de enfermería y otros tantos cursos deportivos (unos para dejar sobre la cama y otros bajo ella). Y nombro la cama por alusiones, porque al parecer, esta diversidad de titulaciones, en concreto las que se convertirían en mis profesiones, empezaron a resultar intrigantes y atractivas para el sexo opuesto. Y es que… ahora que lo pienso, yo también me sentiría atraída por un hombre que, como yo, trabajase en el campo Sanitario, fuese quiromasajista deportivo y terapéutico y que, además, fuese monitor de varias disciplinas: Musculación, tonificación, Gap, Body Pump, Estiramientos y, como no, dedicado al baile. De hecho, recuerdo que trabajé como gogó en algunas discotecas entre los 20 y 24 años.

Dentro de este nuevo mundo empecé a sentir curiosidad por uno de mis compañeros de cursillo: ‘AV’, unos ‘pocos’ años más joven que yo (¡seis exactamente!). Empecé a sentirme muy atraída por él, pero pronto descubrí que estaba en una relación seria y estable y soy una mujer de principios. Tras esto se abrió mi círculo. Conocí a más chicos y experimenté nuevas formas de amar. Siempre a través de un sentimiento, a pesar de que en ocasiones intuyo que fue sólo por mi parte. Chicos más jóvenes que yo, con los que no tenía que haber necesariamente relación de cama. Se sentían a gusto conmigo por considerarme diferente al resto de féminas que les rodeaba además de que, por apariencia, pasaba por una de esas jovencillas. Hombres de mi edad y más mayores. Pero quienes sí me dejaron huella en cuanto a seducción y temas más profundos fueron mis conocidos amigos sicilianos. Especialmente mi gran amigo ‘DA’ quien con sus 23 años me supo envolver con su seductiva casta italiana. Esa dulce manera de tratarme, su inmensa caballerosidad, su atractivo aspecto de Gigoló, sus increíbles detalles y… su experiencia en el arte de amar me guiaban digna de ser imitada por muchos hombres. Ardiente como él sólo, pasional y al mismo tiempo dulce y delicado. Impresionante, haciéndome sentir entre algodones y llevándome al limbo en pocos minutos para seguir allí durante horas. Siempre pensé que los italianos eran unos seductores natos a la vez que muy inteligentes y con el único objetivo de llevar fácilmente a una mujer a la cama. Pero ‘AV’ me demostró lo contrario. Desde el principio sitió algo por mí y volcó su romance sobre mí de una manera tal que… supe que tenía una sabiduría innata en esos temas; auténtico ‘Birbandello’.

Pero al margen de mis diferentes experiencias con el sexo opuesto, quien me volvió a mostrar que existe el amor fue ‘SM’. Con él tuve mi segunda relación estable. Me hizo sentirme como una mujer única en este mundo día a día; fuera y dentro de nuestras noches, mañanas y tardes más íntimas. Me sedujo desde el momento que le conocí y nuestras relaciones fueron más que fervientes. Alcanzando un punto nunca antes logrado por ambos. Lo malo fueron sus horribles y terroríficos celos, pues mataron esta preciosa e inolvidable relación.

Y si hay algo que he descubierto y tengo muy claro es que una mujer, una vez rebasa la franja de los 30, está en su mejor momento de seducción y sexualidad. No sólo por las experiencias tenidas sino por cómo nos habla nuestro cuerpo, nuestras hormonas, la seguridad que nos transmiten y que podemos hacer llegar a quienes comparten momentos con nosotras, ya sean simples charlas de amigos o momentos íntimos de amor y sexo. Estoy convencida de que si un chico, o un hombre, desea sentir algo más que un simple orgasmo, no hay mejor compañera y guía que una mujer de entre 30 a 45 años.

Y no me enrollo más… Aquí os dejo una parte de mí y el comienzo de algunas de mis historias vividas, de las cuales ya os iré escribiendo con más detalle en futuras entradas.

Un beso,
CORONA.

12 Comments

  1. Te creo cuando dices que una niña de seis años se puede enamorar, yo lo estuve. Y hace poco leí un estudio en la revista Quo que lo corroboraba.

  2. Sí,
    Veo que no he sido la única, :DD. Cosa que ya sabía, pero hay gente que no opina lo mismo.
    Para ser unos niños, es muy bonito y puro a la vez que duro si no es correspondido en el momento,no crees??
    Buscaremos esa edición del Quo, :))

    Un saludo Sick Boy.

  3. Querida Corona, Bienvenida.
    Viniendo de la mano de quien vienes, la bomba atómica de este mundo, mi querido Núcleo, estoy convencido de que todos vamos a aprender mucho de ti.
    besos.

  4. Se muy bien lo duro que es, siempre fui muy enamoradizo a lo largo de mi niñez y adolescencia y estuve pillado de 3 ó 4 chicas y nunca fui correspondido, hasta que a los 18 años tuve mi primera novia.

    Ahora como mucho tengo alguna monoítis de vez en cuando pero no me suelen durar más de una semana (precisamente acabo de pasar una), gracias al sargeo redescubres una y otra vez la gran cantidad de mujeres estupendas que tienen muchísimo que ofrecer.

  5. Bienvenida, Corona.

    Me alegro que escribas en el blog de Núcleo, porque seguro que le das mucha vida. Te seguiré leyendo, no lo dudes 🙂

    “Girls, girls, girls!”

    C.

  6. Gracias a todos por esta cálida bienvenida: Egoland, Cleopatra, Mario, Selu.. No dudo que estoy en buenas manos nunca mejor dicho. Con uno de los mejores triunfadores de la materia y una persona increíble de quien nunca se deja de aprender.
    Espero que disfruteis con mis entradas en el Blog y aprender yo también de cada uno de vosotros.
    Un beso a todos chic@s.
    Sick: entiendo perfectamente de lo que me hablas, pero yo me pregunto: actualmente eres feliz con las monitis de las que hablas?? te dá tiempo a aprender de ellas y de tí mismo en tan poco tiempo, porque si es así, te admiro, sabes captar a las personas en poco tiempo, pero…eso es complicado no crees?? puedes llegar a conocer una parte muy superficial de ellas, que quizás para tí en estos momentos de tu vida sea suficiente; no lo sé. Pero para un conocimiento más objetivo y del que tal vez podrías exprimir más sabiduría, tal vez se requeriría algo más de tiempo. Aunqueee, bien es cierto que depende de la situación, del momento y de lo que se desee Descubrir en ese etapa o ese día.
    Un abrazo Sick.

    Y….Os dejo que llego tarde al trabajo , upssss :((( :P.
    Besos,
    CORONA

  7. Corona, BIENVENIDA 😀 No me puedo alegrar más de ver a otra chica por SexCode EXPRESANDO lo que es para ella la seducción.

    El tema de la edad preocupa a mucha gente, en particular a las mujeres, pero creo que sólo hay que preocuparse por vivir cada momento al máximo. Si una chica con 28 años piensa: “Hasta los 30 o 35 no empezaré a disfrutar de verdad”, se perderá cosas por el camino. De la misma manera que tampoco creo que haya fecha fin en la seducción, ¡yo misma pienso ser la revolución de mi residencia de ancianos, jaja! 😆

    La Corona de hoy es el resultado de cada paso que diste y de cada vivencia, a los 15, a los 22, a los 30… Cada experiencia, cada hombre, han dejado una huella y te han dado forma. Hay que apreciar y disfrutar cada momento, el día a día. Pero detecto en tus palabras que te sientes mejor que nunca, y te comprendo perfectamente, ¡yo también! Pídele mi correo a Núcleo, tenemos mucho que contarnos.

    Travi

  8. Jumm , yo me enamore desde los 5 años… de una chica de un circo y al verla charlando con mi mejor amigo, casi me mato con un cuchillo. si no fuera por mi abuela quizas no estubiera aqui escribiendo. Pero bueno… Esta pagina ayuda a reflexionar mucho. Aun que la verdad Sigo sufriendo aun y quizas mas peor que antes por amor hacia cada mujer q cada dia voy conociendo….

    1. GABRIEL, el comentario en el que he puesto “JUM”, erea por tu anotación como habrás podido observar!! Mis ojos me han engañado después del largo día y no he leído bien tu nombre. :PP, me temo que te he bautizado de nuevo al cambiartelo, vaya!! upsssss,

  9. Espero que disculpeis mi ausencia, he llevado unos días de locura!!

    TRAVIESA, como bien dices el tema de la edad sigue preocupando pero como tambien estoy de acuerdo: simepre hemos de vivir cada etapa y apesar de que yo opine que la mejorv etapa de una mujer sea entre los 30 a 45 años, esta claro que los veinte son “Geniales” xdddd, quein los tuviera ahora, aunque la madurez sea inferior, e igualmente como me alegra mucho que opines a revolucion de los ancianos que saben difrutar de una seducción madura y con experiencias varias es de lo mejor que a una persona le pueda pasar :)). Llegar a la edad anciana y querer seguir aprendiendo del tema es de lo más bonito y que podemos llegar a conseguir.

    Me encanta ver a ancianos abrazandose, unir sus labios, decirme en el centro de salud que quieren ligar, que se van de viaje para encontrar a un hombre/ mujer con quien caminar en su ultima etapa, que se llevan sus mejores trajes, incluso un tanga que me dijo una encantadora mujer, jajjajjjajaa, no se pierden una, cómo me hacen en reir en ocasiones :O)), y me alegra que tod esto cada vez empiece a ser más habitual.

    Como tambien has descubierto, ´me siento en una de las mejores etapas de mi vida, :)) y todo también gracias a aprender y sacar lo positivo de cada momento de cada experiencia, de cada hombre con el que pueda haber compartido algo en mi vida ya sea un simple café, una charla, o…algo mucho más allá, porque en cada uno de esos instantes hay empatía o no, seducción, bienestar, momentos divertidos e incluso educativos… Uy…. que me pongo a filosofar, paro el carro, :PP.

    JUM, que sabes bien a lo que me refería con ese amor en la infancia y me alegra no sabes cuanto que tu abuela se diese cuenta y te parase en aquel momento, porque si nó, no podríamos disfrutar de la experiencia que nos cuentas. Suena muy fuerte que un niño de 5años pueda coger un cuchillo por sentir amor por una niña. Hasta Que Punto Podemos Llegar a Sufrir Por Amor Desde Niños!!! Y Hasta Que Punto Podemos Llegar a Disfrutar Del Amor Y Del Arte y sabiduría de la Seducción en la Vejez gracias a cada experiencia vivida y las ganas por seguir aprendiendo, viviendo y disfrutando por Sentir Esas Mariposas En El Estómago!!.

    Un abrazo chic@s

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s