contigo en la distancia

Contigo en la distancia.

Son esos momentos en los que ella viene a tu mente. Esos momentos en los que no está presente y, a pesar de eso, ella sigue ahí.

Es en esos momentos en los que te preguntas:- ¿Estaré yo también en su pensamiento?

Y es que no hay nada como el contacto visual, la comunicación directa y, en definitiva, el contacto físico. Ese contacto al que suelen rehuir en un principio por varios motivos (FF, Test, etc.) pero que es un fin en sí mismo.

¿Cómo podemos saber si el pensamiento es recíproco?
[mailpress] (suscríbete GRATIS a mi BLOG DE SEDUCCIÓN)

Hay tantos factores a tener en cuenta que a veces es difícil sacar conclusiones.

¿Porque quién no ha tenido una experiencia maravillosa en un D2 y al final ha quedado sólo en eso?

Pues bien, creo que, en mi humilde opinión, lo más importante para plantearse en esos momentos es:

  • a) Hemos sido genuinos y mostrado lo mejor de nosotros mismos (bien por intuición natural y/o gracias a lo aprendido en el estudio de estas bellas artes).
  • b) Hemos representado un papel lejos de ‘la realidad’ gracias a lo que hemos estudiado y aprendido anteponiéndolo a lo que en realidad somos.

Es evidente que yo me decanto por la ‘a’. Y es cierto que para ello debemos tener valor sólido proveniente de Fuentes De Valor. Porque las DAVs (Demostración de Alto Valor) son puntuales y pertenecientes a la Maximización con lo que sólo sirven en el momento. Así que en la distancia dejarán de existir o, como mucho, estarán muy atenuadas.

¿Pero qué pasa con la ‘b’?

¿Qué pasa con aquellos de nosotros que sí tenemos una realidad maravillosa pero no sabemos plasmarla?

Es más, incluso no somos conscientes de que es una gran realidad y preferimos esconderla por miedo al fracaso.

¿Qué fue de aquello que dice que la realidad más fuerte acaba imponiéndose?

¿Qué fue de tener una cita con nosotros mismos, o varias, y conocer realmente qué somos, qué queremos y qué podemos ofrecer?

¿De qué sirve conseguir a una chica si no sabemos por qué la queremos?

¿Qué importancia tiene que una chica nos rechace si le hemos mostrado alguien que no somos?

Y, por supuesto, ¿Qué nos importa si una mujer a la que le hemos mostrado nuestra maravillosa realidad no quiere compartirla?

Be Aven my friend… pero vive una vida.

¡Hazlo por ti… y por ellas!

7 Comments

  1. Excelente reflexión, Núcleo.

    Sé que la idea da miedo, pero… ¿deberemos dar un paso más? ¿Nos animamos a transformar nuestra vida hasta que pueda inspirar y servir a otros de ejemplo más allá de la seducción?

    Y lo más importante: ¿seremos capaces de hacerlo?

    Un fuerte abrazo, compañero.

  2. Genial reflexion…. que importante es conocernos a nosotros mismos para saber que es lo que queremos y lo que nos puede enriquezar. Un saludo!

  3. Muy bueno Núcleo, me ha gustado mucho, el título muy acertado, al final le veo mucho significado a este post.

    Sí que debemos formarnos una vida, para ser más genuinos además de seductores.

    Un abrazo

    Mr. C

  4. Yo pienso que por lo general los Avens somos hombres con muchas inquietudes en la vida, con ansias de mejora constante (ser nuestro mejor yo mismo)

    Por eso, muchas veces donde decimos “b”, al tiempo somos capaces de rectificar y proponer “a” como la respuesta adecuada, plasmando nuestra auténtica y maravillosa realidad.

    Quizás, un miedo parecido al que en momentos nos bloquea para expresarnos genuinamente, y ser nosotros mismos, lo tengan ellas, luego. A abrir su corazón. Convirtiéndose en auténticas madres sobreprotectoras de sus sentimientos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s