Hola.

Hace tiempo que noté la relación. Aprender a seducir tiene varias similitudes con aprender a cantar ópera. Sí, no me mires con esa cara, ahora te lo explico:

En la seducción, como en el canto, el instrumento eres tú mismo.  Así, los cambios emocionales afectan a la ejecución de tu arte, y además vienes de serie con unas características inalterables como son tu altura, pasado familiar, complexión física y demás. Igualmente, los cantantes líricos no pueden elegir nacer con un timbre de voz más agudo o más grave…se nace barítono, soprano o tenor. Lo que sí es modificable es tu técnica, porque la habilidad se puede aprender o mejorar.

A los cantantes les afectan muchísimo sus estados emocionales, igual que nos pasa a los seductores. Por otro lado, así como un pianista no puede ejercer su arte sin un instrumento externo bien afinado y preparado de antemano, los cantantes y los AVEN podemos ponernos en acción casi al instante, teniendo en cuenta que hay momentos y circunstancias mejores que otros para ello.

(más…)