Chic@s…

Os preguntaréis de qué va esto, ¿cierto?

Bueno, situémonos en un acalorado veranito. Un tarde de agosto de hace ya algún tiempecito.

Me recuerdo yo, tranquilamente aposentado sobre mi silla de batallas y frente a mi más fiel comunicador: ‘mi novia cibernética’ (como la llama mi gran amigo y ’semi-dios’ Sergio). Vamos, mi pc, para los que no me sigáis.

Bien, continúo… Por aquel entonces me encontraba surfeando por una de esas páginas de contacto que tan buena acogida habían tenido (no haré progaganda hasta que no me paguen, jejeje) cuando un mensaje privado llegó a mis ojos. Sí, una chica monísima que estaba interesada en… (¡¡no seáis mal pensad@s!!) concursantes para un programa de verano. El caso es que me pareció muy gracioso el tema y le contesté, intercambiamos números y la chiquilla, muy maja por cierto, me llamó. La verdad que estuvimos rato charlando y concretamos una cita para hacerme una entrevista personal.

Y tanto que lo fue… me sentí desnudo. Jamás creí que tendría tantas respuestas sobre mi concepto de pareja. No entraré más en detalles pero al parecer cuadré en sus expectativas (del programa… no sigamos por ahí, chic@s, jejeje) y me dieron un día para hacer una aparición. La verdad que fue una experiencia agradable y conocí a gente estupenda a la vez que volví a reencontrame con gente que creía desaparecida…

Y, como una imagen vale más que mil palabras aquí tenéis unas cuantas de miles de ellas…

PD: A ver esas críticas… al más chungo me lo cepillo!! jejeje.

httpv://www.youtube.com/watch?v=bd2VCqfogAo