ser un natural (parte 1)

Cómo llegar a ser un natural (parte 1) por Álvaro Tineo

Yo creo que todo funciona en función del marco. Por ejemplo, tengo un amigo natural (llamémosle “X”) que es una máquina, y su consejo fue: “Nunca jamás des un piropo a una tía”. (A este hombre yo le calculo en 3 años haberse acostado con entre 150 y 200 mujeres, y el 90% de ellas las había conocido esa misma noche.) También me dijo que hay que mirar, que no hay que entrar por entrar (como hacemos en el método). Pero luego tengo otro amigo (llamémosle “Y”) que es el opuesto, macho, no tiene nada que ver, entra haciéndose el frusco total, el despistado y tal diciendo:

Aven : ¿Perdona tienes un cigarro?
TB: Sí. (Le suelen decir que sí, porque le ven despistado.)
Aven : Ah, guay, tía, menos mal… Oye, y por cierto, ¿tienes nombre?
TB: (Se empiezan a descojonar, ¡pero funciona!) María. (Por poner un ejemplo.)
Aven : Oye, María, pues tienes unos ojos increíbles.

Y a partir de ahí el tío empieza a soltar piropos a puñados. Y él nunca da el paso para dar un beso (como me decía mi otro amigo, que en cuanto hubiera feeling les diera un muerdo), sino que dice algo tipo:

Aven : Oye, tía, me caes super bien, yo creo que es el momento de darse un beso especial de amigos.
La TB o bien se lo da en la mejilla, o bien le dice:
TB: Pero ¿como un beso de amigos?
Aven : Sí, tía, un beso especial de amigos, un beso en la boca.

La tía se hace siempre la remolona, pero joder, el tío insiste como si le estuviera hablando de pedir una copa y las tías acaban no sólo dándoselo, sino super pilladas. He de decir que con este método yo he visto a mi amigo liarse con infinidad de tías, y algunas que eran auténticos 10, bombones que no tenían peros, perfectas.

Lo que quiero decir es que, como dice Under, todo depende del marco. Y una personalidad fuerte es un marco inigualable. Yo creo que deberíamos centrarnos más en encontrar una forma de ligar más congruente con nuestra personalidad, porque hay cosas que a mí me salen muy forzadas y no me funcionan, porque no van conmigo. Y otras que en teoría no deberían funcionar y me funcionan que te cagas. Lo que hace mi amigo “Y” a mí no me funciona, me parece super frusco, pero a él le funciona porque es despistado y mira mucho a las tías, pero en su lenguaje verbal pasa mucho de ellas, no usa kino y claro, las descoloca completamente, es una especie de pasota despistado frusco interesante que al piropearlas y mirarlas pero no tocarlas pues las acaba encandilando. Mi otro amigo es el opuesto y no hace nada, pero en cambio proyecta: “Te voy a follar y te va a encantar!” y se las liga igual. No lanza negas, y ni siquiera usa predestinación, ni hacer algo especial ni nada. Pero su marco es sólido, está muy seguro de sí mismo (mi amigo “Y” también, eso lo tienen todos en común), y es culto e interesante y eso siempre funciona.

Al final, creo que lo que todos tienen en común es una carácter con una seguridad tremenda en sí mismos, una personalidad interesante y gente distinta que sabe tratar a la gente y que es educada. En definitiva, un juego interno potentísimo. Y creo que cuando el juego interno es tan potente, puedes hacer con el método lo que te dé la gana.

Así que creo que aunque se tarde más, merece más la pena trabajar a lo bestia el juego interno. Porque no te hace falta proyectar valor: al final tienes valor. Y lo más importante: te conviertes en un natural. A mí, personalmente, es lo que siempre me ha interesado; siempre he querido encontrar mi método y mi camino; algo que de verdad salga de mí de una forma espontánea.

Un saludo a todos

Álvaro Tineo

_______________

Mario Luna, fundador del Equipo Seducción Científica y autor de las obras
Sex Code: El Manual Práctico de los Maestros de la Seducción ©2007
Sex Crack: Conviértete en un Maestro de la Seducción ©2009
Apocalípsex: Los 10 Mandamientos de la Seducción ©2011