proceso de seducción con mi pareja

Proceso de seducción con mi pareja por Tidus

Sab Feb 24, 2007 5:25 am

Hola a todos!

En mi presentación a este foro os comentaba que hace cosa de unos 4 años que estoy interesado en el mundo de la seducción, precisamente porque yo no soy y nunca he sido un Aven Natural.

Os exponía que la chispa que me hizo cambiar radicalmente mi forma de vida para convertirme en un aspirante a seductor fue echar un vistazo a mi alrededor y pararme a pensar fríamente lo que mi vida había sido hasta entonces en el plano sentimental.

El panorama era el siguiente: tenía la dolorosa experiencia de un amor que ya no era correspondido: a los 17 años me enamoré perdidamente de una vecinita y compañera de clase del instituto. Lo cierto es que la que se enamoró primero fue ella de mí, así que yo me dejé llevar.

No tuve que esforzarme por conseguirla. Tres años duró la relación, y cada año que pasaba más enamorado estaba yo de ella. Pero mi comportamiento fue el erróneo, tenía un estereotipo de cómo debía comportarse un hombre con una mujer y es el que el 90% de la población cree que es el correcto, es decir, dale todo lo que pide, estate pendiente de ella, invítala a cenar y cosas de ese tipo que ahora mismo, a mis 27 años me da asco recordar.

Creo, y tengo que reconocer, que en cierta forma sufrí Monitis. Ya en la universidad, tíos mucho peores que yo y sin ningún atractivo conseguían ligar con las chicas que precisamente a mi me interesaban, y yo sólo me conformaba con las chicas que estaban interesadas en mi porque con las otras, con las verdaderamente deseables siempre me comportaba de forma errónea (entonces no era consciente de ello)…

Hasta que un día, con 23 años dije “STOP”, esto se acabó, y me puse manos a la obra… Leí mucho, conocí al mejor seductor que jamás he visto, un tipo realmente feo, pero que era un Aven Natural y del cual aprendí muchísimo… Pero sobre todo practiqué y practiqué y practiqué… y fatídicamente conocí a un gran embaucador: Óscar Garrido… pero esa es otra historia…

Cada uno tiene sus vicios y sus costumbres (algunos fuman, otros no pueden vivir sin el café). Yo también tengo una costumbre, no sé si es sana o no, pero cada vez que seduzco o intento seducir a una mujer inmediatamente escribo cómo ha sido el proceso, tanto si ha tenido un final feliz o no. El caso es que hace bastante tiempo que deseaba compartir con todos vosotros mi propio caso práctico de cómo seduje a mi actual pareja, pues para mi ha sido mi mayor logro.

Siempre me han gustado las chicas mayores que yo, me dan un morbo especial, sobre todo cuando se creen que lo saben todo y que te pueden enseñar de nuevo a leer. Pues hace 10 meses conocí a una chica 5 años mayor que yo, tremendísimamente atractiva, morena, ojos verdes, unas curvas de infarto y un cuerpo de muñequita de pasarela: una difícil empresa, y no sólo porque iba a ser la chica físicamente más atractiva que iba a seducir, sino porque 5 años de diferencia son bastante, y a la mayoría de las chicas no les suele gustar los yogurines para una RE, sino sólo para divertirse una temporada.

Y con esa intención comencé el proceso de seducción. Más tarde, si todo llegaba a buen puerto, ya tendría oportunidad, si me seguía interesando, de afianzar la relación.

No me voy a extender más. Aquí os va el caso práctico de cómo seduje a mi chica, que espero que lo sepáis apreciar, pues no os estoy contando ningún proceso de seducción de alguna relación pasada, sino de mi propia pareja, lo cual es algo muy íntimo para mi…

Recientemente he finalizado mi segunda carrera universitaria y, viendo el panorama laboral español decidí opositar, así que mi antigua novia me abandonó por esta circunstancia (hay que querer mucho a un opositor para convivir con él).

En la preparación de tales estudios, dada su dureza, busqué apoyo en una conocida academia madrileña, a la cual acudo 2 días a la semana a clases presenciales. Y fue allí donde conocí a Gema: era un sueño hecho realidad, atractiva, delgada, con curvas, inteligente…

Pero algo me hacia pensar que no era del todo feliz, y, como comprobé más tarde, acababa de salir de una relación y además estaba mudándose a un nuevo piso, con todo el estrés que eso genera. En fin, podéis ver que no lo tenía todo a mi favor y debía esforzarme si quería conseguir a tan bella gacela.

(A partir de aquí la experiencia está narrada en 1ª persona, pues ya os conté que mis experiencias las escribo a modo de diario, y de esta forma, sólo “copio” y “pego”, y adapto algunas palabras a la jerga de los Aven.)

Viernes, 14-Abril-2006.

[…] Dicen que un clavo saca otro clavo. […] Mi anterior pareja decidió acabar la relación por diferencias de futuro, ella se lo pierde, así que de nuevo estoy en el mercado. Acabo de conocer a una chica deslumbrante, con un ligero parecido a Angelina Jolie, es 5 años mayor que yo. […] Pero estoy decidido a emplear todas mis energías en conseguirla. Sólo nos vemos 2 días a la semana en clase, y el resto estamos encerrados estudiando, con descanso los fines de semana.

Así las cosas la forma más económica y efectiva para mantener el contacto es vía messenger. Esto fue lo que ocurrió entre ayer y hoy: Ayer, al salir de clase a las 21:00 dí la idea a unos amigos para irnos a cenar a un turco cercano, procurando que mi objetivo estuviese lo suficientemente cerca como para oírlo. Una vez que lo oyó la miré de soslayo y le pregunté:

AVEN: (cogiéndola por el hombro) “Gema, anímate a venir con nosotros. Una cena con tanto hombre me embrutecería, jajaja, y estaría bien que pusieras tu punto femenino para suavizar el ambiente.”

GEMA: no sé, mañana trabajo y…

AVEN: bueno, mira, te prometo que a las 22:15 habremos acabado de cenar.

MIS AMIGOS, TODOS FRUSCOS, POR SUERTE PARA MI: claro que sí Gema, hala, vámonos (y uno la coge por el brazo llevándosela, ha sido el Frustotal del grupo, de nuevo la suerte está de mi lado, aún no ha llegado mi momento, no la conozco de nada. Gema muestra cierta incomodidad cuando mi frustotal-amigo la coge por el brazo. Es evidente que no tienen ningún conocimiento para aplicar kino.

A LA SALIDA DE LA CENA:

AVEN: Gema, como ves no te mentí, son las 22:15 como te dije.

GEMA: Sí, ahora lo malo es volver, que estoy algo lejos.

AVEN: Y además es de noche, ¿por donde vives?

GEMA: En YYY.

AVEN: Esa zona no sé qué tal será de noche, pero ambos quedaríamos más tranquilos si te acompaño hasta casa, no te parece?

(RISAS IDIOTAS DE MIS AMIGOS, QUE PRESENCIABAN LA ESCENA).

AVEN: no os riáis depravados, que solo tenéis una cosa en mente. Mañana acompaño a alguno de vosotros para que no os pongáis celosos.

Gema se ruborizó bastante, pero no puso ningún impedimento para que la acompañase. En el trayecto fuimos hablando sobre lo ocurrido: que los chicos sólo piensan en una cosa, y no les cabe en la cabeza que alguien pueda acompañar a una chica a casa sin pretender nada con ello.

GEMA: Pues sí, los hombres vais a lo que vais, y no os importa lo que pueda sufrir las chicas.

(Gemma acaba de salir de una relación, así que no la reprendo por lo que ha dicho, pero intento añadir un toque de humor para distender el ambiente.)

AVEN: bueno, eso que has dicho es muy general, recuerda que existen 2 tipos de hombres, y que tú podrías en un futuro encontrar el adecuado.

GEMA: ¿Ah, sí? ¿y cuáles son esos 2 tipos?

AVEN: Yo y el resto.

(Con este chiste creaba comodidad y pretendía subcomunicarle que YO soy el más preciado regalo que una mujer puede tener).

GEMA: jajajajajajajaja… vanidoso!! O sea, que sólo seré feliz si paso el resto de mis días contigo, no?

AVEN: puedes ser feliz con cualquier otro hombre, pero conmigo serías superfeliz, jajaja.

(Le acababa de lanzar un IDI del cual aún no estaba demasiado seguro si sería demasiado temprano, ya que dado que hacía poco tiempo que había dejado a su ex-novio mucho me temía que Gema se iba a encontrar en Modo Lógico, pero su respuesta mostraba comodidad y un ambiente agradable).

HOY, A LA SALIDA DE CLASE:

AVEN: Gema, estaría bien que intercambiásemos las direcciones de correo para resolver posibles dudas sobre los estudios, hoy nos hemos quedado muy pillados con las explicaciones de mates y entre TODOS nos podríamos ayudar.

GEMA: Buena idea, mi dirección es XXXXXX@XXXX.

AVEN: Qué lastima que no utilices messenger, nos ahorraríamos tiempo, y las dudas se podrían resolver en tiempo real.

GEMA: mi dirección de mail es una cuenta passport que utilizo para el messenger, así que agrégame.

(Ya podéis imaginar lo primero que hice cuando me senté delante del ordenador, no?)

Voy a volar un poco en el tiempo hacia adelante, los días que más seduje a Gema fue la semana previa a “culminar”, y este post se está alargando mucho. Decir únicamente que las semanas posteriores a que me diese la dirección del messenger la ciberseduje por todos los medios, frases e insinuaciones… por suerte siempre he tenido bastante labia, y mi vida ha sido muy movida y singular, por lo que nunca me suelo quedar en blanco.

A las chicas les encanta oir historias divertidas, pero esto es un arma de doble filo: pueden pensar que eres un vanidoso y que sólo hablas de tí. (por cierto, dichos diálogos los tengo todos guardados para revisarlos de vez en cuando).

[………………………….]

Domingo, 7-MAYO-2006

En esta ocasión ha ocurrido algo que me ha sobrepasado… Nadie se imagina lo pendiente que está ella de mí: llevo 3 semanas en las nubes. Me dí un plazo de 1 mes para conquistarla y voy por buen camino, sólo me queda una semana más para culminar. Reconozco que la chica se está impacientando, y eso me gusta.

Ahora soy yo el que me siento perseguido y no al revés. He sometido a la chica a un “tira y afloja” continuo… por mi estaría así otro mes más… es una situación taaan agradable y taaan estimulante… Tan pronto soy el ser más encantador y cariñoso del mundo como de repente me desentiendo de ella durante un par de días. Pero ya está bien de tirar de la cuerda, puede que se rompa. Tenía que buscar la forma de tener un encuentro con ella, tirar una última vez más de la cuerda y, antes de que se rompa acordar un encuentro para cenar.

Yo vivo en una residencia de opositores y ella vive en su propio piso recién estrenado, así que ha de ser ella quien me invite ir a su piso para cenar… Mmmmmh, demasiadas cosas para hacer en un día.

(Ahora viene una de las partes más interesantes del proceso de seducción).

Este viernes Gema se ha retrasado en llegar a clase. ¡Bien! Los dioses de la seducción están de mi parte. Yo había planeado distraerla de algún modo para que sus apuntes estuvieran incompletos, pero ya no hacía falta. Ahora debía conseguir que se sentara a mi lado. Nada más entrar en clase, casi todos los sitios estaban ocupados, excepto el mío, así que cuando Gema entró por la puerta hice el ademán de quitar mis libros del asiento contiguo en una clara demostración de “siéntate conmigo”. En esta situación, como es lógico, ya que uno está interrumpiendo a la clase no te paras encima a ver qué sitio te gusta más. ¿Por qué quería que se sentase a mi lado? Sencillo: para que me pidiera los apuntes que le faltaban A MI.

GEMA: ¿me puedes prestar los apuntes que habéis dado al principio de clase?

AVEN: (Con cara seria.) No. (Por costumbre jamás le digo a una mujer lo que espera oír.) Se sorprendió porque en mi cara no había mueca de humor, así que le guiñé un ojo, pero sin sonreír.

A la salida de clase me los volvió a pedir:

GEMA: ¿Me vas a prestar los apuntes o tendré que recurrir a tipo numero 1 de hombres?

AVEN: Jajajaja… Por supuesto, pero ahora de noche he de revisar algo con los apuntes, pero mañana no los necesito.

GEMA: Vale, pues mañana me puedo pasar por tu residencia y te los cojo.

AVEN: Podemos quedar en un punto intermedio para los dos y así te es más fácil. (En realidad no quería traerla a mis residencia, porque es sólo de chicos hambrientos de mujeres, que se pasan/nos pasamos los días encerrados estudiando y cuando ven una mujer saltan al techo, y algún perturbado podría decirle algo ofensivo, pero como veremos resultó una buena idea.)

Antes de darle los apuntes la invité a tomar un café en la cafetería de la residencia y allí fue donde me tenía que currar el desenlace del proceso de seducción, e intenta que ella me invitase a cenar.

Tomando café con Gema no paré de meterme con ella en todo momento con tono divertido, pero muy burlón, de una manera bestial, tanto que yo mismo me asusté, pues estaba llevando la cosa demasiado lejos. Joder!! a ella le gustaba más y más, y además se reía conmigo.

Estuve atento a todos sus gestos y alguna acción que me sirviera para criticarla. Llevé la cosa tan lejos que incluso ella me propinó una pequeña bofetada simbólica (sin malos humos, ni mal rollo) cuando le dije:

AVEN: mis apuntes están en la habitación, te invitaría, pero seguro que sientes un deseo irrefrenable de tirarte encima de mi en la cama.

Aproveché para hacerle el juego de la lectura de la mano, yo no tengo ni idea de leer la palma de la mano, así que me inventé todo, como otras tantas veces había hecho. Es una muy buena ocasión para meter kino:

AVEN: Hace días que te veo preocupada e inquieta.

GEMA: Sí, estoy con la mudanza de mi piso aún, y muchas de mis cosas están en el piso de mi ex, y aunque no me agrada volver a verle no me queda más remedio.

AVEN: Bueno, yo sé leer el futuro en la mano, así que te puedo desvelar algo.

Le cojo muy suave y sensualmente la mano:

AVEN: veo que eres una chica fuerte y hecha a ti misma, pero te cierras a la gente por desconfianza y timidez. ¿Ves estas líneas quebradas debajo del dedo corazón indican inseguridad (mentira cochina, no tenía ni la más remota idea de qué coño estaba hablando). Veo que todos tus problemas los resuelves por ti misma cuanto antes sin esperar que nadie lo haga por tí (recordaba que fue ELLA quien dejó a su ex). Cuando alguien te gusta vas detrás de él hasta conseguirlo…

GEMA: ¿¿QUÉE??

AVEN: Pues sí, no te estoy llamando viola-hombres, pero tienes las ideas bien definidas, por otra parte… aún no te has abalanzado encima de mí.

GEMA: Jajajajaja.

[…cambio de tema: gastronomía…]

AVEN: Mi plato preferido es la pasta. Preparo unos espaguetis a la carbonara con un truquillo que los hace deliciosos.

GEMA: ¿Y cuál es?

AVEN: No te lo voy a contar, si quieres te los preparo un día y si te gustan te digo qué hago.

GEMA: Ah, vale, pues cuando quieras.

AVEN: ¿Ah sí? Bien, pues el finde que viene cancelaré la fiesta que tenía preparada con unas streappers y me pondré el gorro de cocinero. ¿Tienes delantal en tu cocina?

Ya había conseguido, indirectamente, decirle que iba a cocinar en SU casa, de todas maneras, no hubiera podido ser de otra forma.

GEMA: No, pero te compraré uno!

AVEN: Bien, de esos que tienen manchas de vaquita, me recuerda a mi tierra.

GEMA: Es cierto, eras de Asturias, no?

AVEN: Así es, algún día podrías venirte a visitarla, te encantará.

Con el tema del delantal aproveché a cambiar el tema hacia donde yo quería: mi tierra, Asturias. Realmente lo que quería averiguar era si le apetecería venirse conmigo unos días, ya que al mes siguiente tenía una boda de un primo mío. Una vez allí, en mi terreno, podría tener numerosas DAV.

AVEN: Bueno, se hace tarde y tengo que cenar.

GEMA: ah, vale, ¿a dónde podemos ir?

AVEN: Gema, lo siento, pero me temo que tendremos que postergar nuestra cena hasta que pruebes mis espaguetis. Mi familia me va a llamar ahora, es el cumpleaños de mi abuela y ya sabes, estaré al teléfono una hora como mínimo.

(Mentira, mentira cochina, yo ya había conseguido una cena con ella en su propia casa, ahora era momento de descansar y “guardar las cartas”, ya había puesto suficientes encima de la mesa, el finde siguiente ya tendría ocasión de rematar la faena, sólo una semanita más, sólo una…)

En la despedida ella fue a darme un pico, a lo cual me abracé a ella, pero rechazando el pico, de esta forma “te rechazo un beso, pero a cambio te doy un abrazo y un beso en la mejilla”.

Estuve 4 días sin llamarla (esa semana no habíamos tenido clase). Todas mis relaciones fracasadas tenían un factor en común: la impaciencia. Cuando por fin la llamé:

Jueves, 11-Mayo-2006.

GEMA: Pensé que había hecho algo mal y que por eso no me llamabas.

AVEN: No pasa nada, tranquila, estuve haciendo las compras para cocinar en tu casa pasado mañana.

Domingo, 14-MAYO-2006.

¡¡¡HE PASADO 19 HORAS Y MEDIA EN SU CASA!!!

No tengo palabras para describir lo que anoche ocurrió. Fue surrealista. Si los hechos del último día fueron abrumadores, no tengo nombre para describir lo que sentí en esta ocasión.

Nada más llegué a su casa, me abrió la puerta la chica de mis sueños vestida de una manera que no me imaginaba: llevaba puesto un vestidito blanco y muy ajustado con los hombros al aire. “¿Lo ha hecho por mi?” pensé… qué idiotez, por quién lo iba a hacer? Por el vecino? Jamás ninguna mujer se había puesto tan guapa y tan tremendamente atractiva por una cita conmigo. Lo primero que se me ocurrió decir fue:

AVEN: “Veo que te has propuesto seducirme o por lo menos provocarme esta noche, jajaja”…

De esta forma quería dejar constancia, desde el inicio, que ella era la “agresora” intentando atraer mi atención. Comencé a hacer mi plato maestro, intercalando algún comentario sarcástico acerca de su insinuante vestido, y lo demás fue todo una sucesión de comentarios un poquito arrogantes y subidos de tono metiéndome con ella de una forma bastante demoledora (pero sin perder el sentido del humor).

A continuación, la cena transcurrió de una manera agradable y amena. Todo aderezado con un buen vinito blanco. ¡¡MUY IMPORTANTE LLEVAR UNA BOTELLA DE VINO!! Y ofrecerle una copa-s mientras preparas la cena. No se trata de emborrachar a la TB, pero sí de caldear un poquito el ambiente.

Su mirada sostenida y clavada en mi expresaba a las buenas que evidentemente sentía algún tipo de atracción por mi, así que no podía desperdiciar los momentos posteriores. Después de los postres se me ocurrió la genial idea de decirle “con lo elegante que estás, he de inmortalizar este momento así que prepárate porque te voy a hacer unas fotos”.

Una vez le saqué unas cuantas fotos con una cámara que me había llevado estratégicamente, (una rutina: siempre siempre hay que llevar una cámara digital encima, da mucho juego, y en situaciones como ésta a cierres con beso) continué diciendo: “Ahora toca el turno a las fotos de grupo, así que ven porque nos vamos a fotografiar juntos” y ahí entró en juego el dispositivo de retardo del disparo automático de la cámara. En este momento aproveché la circunstancia para ir estrechando contacto con ella, y al ver que ella respondía opté por estrecharla con el brazo por la cintura….

La cogí de la mano, la ayudé a levantarse, la abracé y me senté de nuevo…. Lo hice una vez más y esta vez le olí profundamente el cuello (os suena esto?? Estrategia DeAngelo). Noté que ella estaba temblando…. la miré fijamente… esperé 3 segundos y después la besé.

¿Sabéis que me dijo? “Me estaba poniendo enferma con la espera, pensé que este momento no iba a llegar nunca, la semana pasada en la cafetería creí que pasabas de mi.”

Una cosa llevó a la otra y la cuestión es que pasé la noche en su casa… lo que a continuación sucedió os lo podéis imaginar. Comprended que el sentido del decoro no me permite hablar de las intimidades con una mujer. El caso es que logré volver loca a una hermosísima mujer 5 años mayor que yo. Únicamente destacar que en los momentos previos a hacerle el amor, cuando ella estaba que explotaba (yo también, y creo que más, pero había que hacer un último esfuerzo), me empezó a desabrochar la camisa y le dije:

AVEN: aún no he acabado de besarte, has de esperar un par de minutos más. Inexorablemente llegó el tan deseado momento del RUM.

Lo mejor viene a continuación y si algo es importante de toda esta historia son las palabras que salieron de sus labios y que a continuación paso a transcribir:

-“¿Sabes qué es lo que más me atrae de ti? Esa mezcla de chulería y ternura que gastas. Es una mezcla picante con otra dulce que me lleva volviendo loca desde hace 4 semanas”

Lo he transcrito literalmente. Estas han sido sus palabras exactas. No hay ni una coma en mal lugar. ¿Increíble? Puede, pero esto demuestra lo que todos o casi todos hemos leido en DeAngelo o Garrido. Un tira y afloja continuo, meterme con ella continuamente, y una mezcla de arrogancia y buen humor han sido mis únicos secretos. Sinceramente creo haberme pasado al haberme metido con ella, pero no sabéis lo bien que respondió a este estímulo!!

Hubo un momento, a lo largo de la noche cuando estábamos jugando debajo de las sábanas, que a mi se me escapó una risa…

GEMA: ¿Qué te pasa, de qué te ríes?

AVEN: Nada en absoluto, no te preocupes. (Pero mi interior decía: “¿de qué me voy a reír niña? Pues que esto que me está pasando esta noche es un puto sueño!)

Los acontecimientos me han sobrepasado. Ahora me siento un poco raro, pues estoy culminando el desarrollo de una personalidad completamente distinta a la anterior, y hasta mis amigos se han dado cuenta de ello. Ahora son mis amigos los que no pueden creer que esté saliendo con una mujer tan tremendamente atractiva como Gema!!!

NOTA: me ha ayudado mucho el hecho de leerme un montón de monólogos del club de la comedia. Si alguien se los ha bajado de internet o ha comprado los libros, aconsejo sobre todo éstos tres: DEJAR DE FUMAR, SEAMOS SOLO AMIGOS y LAS PREGUNTAS DE LOS NIÑOS. Dan mucho juego en una multitud de situaciones, en serio.
Perdón por la extensión, no volverá a pasar, pero hace tiempo sentía que debía compartir esta experiencia con vosotros.

Gracias.

PD1: Por cierto, mi novia no se llama Gema, lo he cambiado porque el mundo es un pañuelo y nunca se sabe con quien me puedo topar por aquí… jeje.

PD2: El “truquillo” para que los espaguetis a la carbonara salgan deliciosos es añadir una cucharadita de levadura a la mezcla de huevos batidos con la nata líquida y el queso rallado. Se mezcla todo esto con unas varillas chinas y cuando se lo agreguemos a los espaguetis con el bacon la levadura hará el resto. Lo pongo por si alguno utiliza la estrategia de la pasta y luego la TB pregunta cuál era el truco para la receta, aunque no lo utilicéis, no os quedéis en blanco.

PD3: puede que alguno se pregunte, como ya ha sucedido “Tidus, ¿y tú si tienes pareja, cómo es que continúas interesado por el mundo de la seducción? ¿acaso tienes intención de ponerle los cuernos a tu chica? Veréis: aunque ahora tengo pareja estable es cuando menos he de bajar la guardia.

Pienso que la condición de seductor es perfectamente compatible aun si tienes pareja. A mi por lo menos me ayuda a mantener vivos los lazos que me unen a mi chica y por otro lado, me motiva en muchos otros aspectos de mi vida (mayor seguridad en uno mismo, autoestima bien alta. etc). Además… ¿y si nuestra pareja nos deja? nunca se sabe cuándo vas a volver a necesitar la formación AVEN.

_______________

Mario Luna, fundador del Equipo Seducción Científica y autor de las obras
Sex Code: El Manual Práctico de los Maestros de la Seducción ©2007
Sex Crack: Conviértete en un Maestro de la Seducción ©2009
Apocalípsex: Los 10 Mandamientos de la Seducción ©2011