cómo cualificar

La chica se cualifica en el juego de la seducción por Mario Luna

En este post, voy a intentar responder a una gran pregunta de BigNose. He decidido responder en un tema aparte porque creo que puede resultarnos de utilidad a todos.

Esta es la pregunta de BigNose:

BigNose escribió:

Lo unico que no entiendo es como se cualifica una mujer.

Pues bien:

CUALIFICAR a una mujer es incitarla a que ella SE CUALIFIQUE ante ti.

Y, ¿cuando se está cualificando una mujer?

Decimos que una mujer se está cualificando ante ti cuando hace o dice cosas para gustarte, para ganarse tu aprecio, tu aprobación o, simplemente, estar a la altura de tu listón.

Se cualifica, por ejemplo, cuando empieza a hablar de si misma de una forma que parece que se esté vendiendo. Si te empieza a decir que habla varios idiomas, o que cocina muy bien, o que hace unos masajes estupendos, puede que se esté cualificando.

También podría ser que se estuviese haciendo la chula, pero eso lo notarás en seguida por la forma en que lo haga. Si lo hace sin venir a cuento, la notas nerviosa contigo y te lanza otro tipo de IDIs, probablemente se está cualificando.

Si le dices que te gusta algo o que no te gusta algo y ella intenta mostrarte que está de acuerdo contigo o que es como tú… ¡adivina qué!: se está cualificando.

Y cuando hace cosas por ti, como recados, masajes, responder a tus demandas o cualquier otra clase de favor o servicio, tenlo claro: se está cualificando.

Ahora que sabes lo que es cualificarse exactamente, respondamos a tu pregunta: ¿qué hay que hacer para cualificar a una mujer?

Una de las cosas más efectivas es adoptar el MARCO de que TÚ ERES EL PREMIO. Desde ese MARCO, puedes juzgarla, censurarla, ponerle nota, mostrarte selectivo y descontentadizo. También puedes elogiarla por algo que hace, subcomunicando que podría perder tu aprecio si dejase de hacerlo.

En general, hacerle ver que eres un tipo con opciones y que ella podría interesarte, si y sólo si, hace o dice algo o actúa de una manera determinada. Nuestra herramienta para lograr esto es el IDIC: Indicador de Interés Condicionado.
Sí, muestras interés, pero si y sólo si, actúa de cierta forma o te sigue demostrando ciertas cosas.

Como es lógico, puedes -y por lo general debes- combinar todo esto con fuertes dosis de humor. A menudo, una gran forma de hacerlo es con la actitud del CHULIFRESCO DIVERTIDO.

En la práctica, le dirás cosas como:

“Mmmhh… No estás mal. Pero hace falta algo más para llevarme al huerto. A ver (mirándote el reloj), tienes dos minutos para demostrarme lo que sabes hacer”.

Si se lo toma mal, puedes continuar con comentarios arrogantes o atrevidos en clave de humor, como: “¡Despedida! La siguiente.”

Más ejemplos:

“Sabes moverte. Lástima que no sepas reírme las gracias.” (Se cualifica si empieza a reírte las gracias.)

“¿Sabes cocinar y dar masajes? Sé que suena egoísta, pero es que estoy un poco mal acostumbrado.” (Se cualifica si te empieza a hablar de los masajes que da o trata de venderse de alguna otra forma).

“¿Por qué no vas a traerme una bebida y empiezas a ganarte algún punto que otro?” (Se cualifica si lo hace)

“Ufff… Me tenías casi en el bote. Pero has decaído un poco en el último momento” (Se cualifica si empieza a hacer cosas para llamar tu atención y estar a la altura).

“La belleza es común. Tú… ¿qué más puedes ofrecer?” (Se cualifica si empieza a hablarte de ello).

Me sigues, ¿no?

Creo que has captado la idea. Tú y todos los demás.

Saludos y…

Que el espíritu del Aven os acompañe.

_________________

Mario Luna, fundador del Equipo Seducción Científica y autor de las obras
Sex Code: El Manual Práctico de los Maestros de la Seducción ©2007
Sex Crack: Conviértete en un Maestro de la Seducción ©2009
Apocalípsex: Los 10 Mandamientos de la Seducción ©2011